COLE 2009

Queridos amigos, aunque es posible que lo que viene a continuación sea un rollazo y que hasta incluso es posible que haya omitido algunos detalles y haya añadido otros que no se correspondan con la realidad (debido a mi mala costumbre de confiar en la memoria) esta es mi particular crónica acerca del COLE´09.

Si algo creo que se debe destacar del encuentro de este año es que, a pesar de las sentidas ausencias, el grupo se ha visto ampliado con 4 miembros más. Además de los habituales, hemos podido contar también con la asistencia de José Antonio Santos y Xavi Modamio, así como de la de Fernando (que vino desde Ciudad Real) y con la del reconocido divulgador y excelente compañero de observación José Mª Piña. (Si, si el creador de la fantástica Web Astronomía Practica y Experimental). Ojala y el año que viene podamos coincidir todos, seria estupendo poder compartir observación y conversación con tan nutrido grupo de amigos…Aunque igual tenemos que observar desde los dos lados del camino… porque en el Coll de Jou, terreno hay el que hay…

Día 24
Después de instalarnos cada uno en nuestro “olivo”, (todos ellos propiedad del amigo Josep del Piteus). La tarde-noche del 24 y como paso previo a la noche que con impaciencia todos esperábamos, unos por conocimiento de causa y otros por las expectativas que les habíamos creado. Nos reunimos al fresco junto a nuestras respectivas parejas y Mariona (la hija de José Antonio) en la terraza del “bar de los castaños”. Estamos allí los ya conocidos por todos vosotros, Eugeni, Esteve y un servidor así como dos compañeros más que este año se sumaban a nosotros, José Antonio y Xavi.
Mientras cenamos algo nos ponemos al día de temas diversos. Es increíble lo que puede unir esta afición, un año sin vernos y parece que fue ayer cuando nos despedíamos. A eso de las 22:00 decidimos que ya no podemos esperar más y vamos a vestirnos de largo para subir al Coll de Jou.
Mientras subimos por la empinada carretera, resulta curioso ver en cada curva salir al brillante Júpiter por el Este (casi me salgo de la carretera por ir mirándolo…) mientras entre las rocas y hacia el Oeste ya desaparece el fino creciente lunar, junto con las últimas luces del día.
Una vez llegados al mirador, nos damos cuenta de que la noche va a ser espectacular. Nada de frío, sin humedad, completamente despejado y con una Vía Láctea que a pesar de la claridad crepuscular que aun reina ya se deja entrever como un majestuoso camino que parte el cielo en dos con una nitidez asombrosa.
Pasados esos “mágicos” momentos iniciales, nos entran las prisas por montar…cada uno a lo suyo…aunque lo cierto es que yo lo dejo todo en cuanto Eugeni saca a tomar el aire de su impresionante caja a la Atlas Orión. ¡! Vaya pedazo de monturón!!. Pero si habla y todo…por los sonidos que emite, la bautizamos con el nombre de R2D2…
Aprovechando que me he desplazado hasta el puesto de Eugeni, le echo una ojeada al equipo de Xavi que ha montado un fenomenal SW 200 sobre la EQ-5 y que tiene como intención empezar con unas fotos de gran campo de la Vía Láctea.
De vuelta a mi emplazamiento paso al lado de Esteve, que a mi izquierda (mirando al Sur) ya está haciendo funcionar su ETX a pleno rendimiento, con los engranajes echando humo…Justo a mi derecha está José Antonio con su fantástico CPC 8. Siempre me maravilla la portabilidad de ese telescopio, en 4 minutos lo tiene montado y alineado y en otros 4 recogido. Además la calidad de su óptica es excepcional (es de esos Celestron que salen increíblemente buenos). Y que decir del enfoque…aunque no dispone de bloqueo del espejo, es de lo más preciso y suave. El espejo principal apenas cabecea. El movimiento rápido de motores es súper silencioso…Bueno, que si no tuviera el LX200 este seria un candidato seguro.
Sobre las 23:30 y una vez que acabo de montar, me dispongo a alinear el teles haciendo uso del método iterativo tal y como lo vengo haciendo desde hace un tiempo. A la par que lo hago voy comentándolo en voz alta. José Antonio, Esteve y Xavi se van acercando para ver un poco en que consiste el método que en 4 minutos me deja el LX200 preparado para cualquier cosa que quiera pedirle.

Como tengo bastante claro que al menos la primera noche en el Coll de Jou la quiero dedicar íntegramente a disfrutar de la observación visual, me uno a Esteve y José Antonio que tienen las mismas intenciones que yo. Desde un primer momento, y sin haberlo planeado, los tres comenzamos a dirigir nuestros objetivos hacia el mismo objeto para ir saltando de equipo en equipo e ir comparando lo que se ve a través de cada uno de ellos.

Pongo en el porta ocular un Meade de 26mm (el mejor ocular que tengo), y apunto el teles hacia la zona de Sagitario y Escorpio.
Empieza el festival…
Primer objetivo, el cúmulo globular M 4 en las cercanías de Antares que con un tamaño de casi medio grado por medio grado y una magnitud cercana a 6 hace de el un buen objetivo para comenzar. De ahí saltamos a Sagitario donde nos tiramos de cabeza a la Laguna que se ve espectacular y contrastada a través de los tres equipos. Es increíble lo que da de si el pequeñín a pesar de sus 75mm, la verdad es que el cielo ayuda y los oculares Hyperion que se gasta el amigo Esteve también. Resulta curioso comprobar la calidad de las imágenes que se aprecian a través del ETX con un ocular de más calidad. Ya hace tiempo que llevaba detrás de probar uno de ellos así que me pasa un 24mm para que lo pruebe en el LX200…una mejora brutal con respecto a lo que estoy acostumbrado (y eso que yo no hago mucho visual). Desde ese momento me declaro un fan incondicional de esta serie de oculares. ¡¡ Yo quiero un Hyperion!! Relación calidad-precio…creo que de lo mejorcito que se puede encontrar.
Como Eugeni me escucha exclamar lo que me gustan esos oculares, se acerca con uno de 21 mm que es el que ya utilizo durante la mayor parte de la noche.
Continuando con nuestra mini maratón Messier, siguen los globulares M22 y M28 siempre espectaculares. Nos damos un paseo por la Trífida, donde nos recreamos un buen rato admirando sus franjas oscuras. Pasamos a continuación al cúmulo abierto M 24. La verdad es que esta zona es una mina de todo tipo de objetos. Ya sea a simple vista, con prismáticos o telescopios, con esta zona nos podríamos pasar meses enteros y no seriamos capaces de verlo todo…¡¡Es increíble!!
Después de varias idas y venidas de unos objetos a otros, decidimos subir algo mas en declinación y apuntamos hacia la constelación de Hércules donde nos deleitamos largo rato con M 13, mi globular preferido. La noche está fantástica y conseguimos resolver las componentes de esta preciosidad de globular. Mientras tanto Xavi continúa con sus fotos. En el portátil, equipado con su sistema antideslumbramiento marca “Modamio” (una lámina de metacrilato rojo adaptada a la pantalla y que resulta de lo más conveniente) nos enseña algunas de las que ha hecho a la Vía Láctea. Hay una centrada en la zona de Sagitario que me gusta muchísimo. Eugeni sigue sin despegarse de su “monturita” y peleándose con el portátil ya que no le funciona el transformador y se le está acabando la batería. Está preparando el equipo para intentar captar el transito de la anomalía causada por el impacto del fragmento de un cometa hace unos días en la atmósfera de Júpiter.
Mientras nosotros tres pasamos de M 13 a M 57. Es increíble lo nítido que se ve el Donut, en algunos momentos incluso parece vislumbrarse su estrella central. Con prismáticos se ve espectacular…
Siguiendo hacia el Norte, decidimos que ahora vamos a dedicar un rato a buscar galaxias, así que empezamos por M81 y M82 que se ven preciosas con poco aumento gracias a la abertura del LX200 y al Hyperion de 24mm. Echamos un vistazo por el CPC de José Antonio y a pesar de tener medio metro menos de focal, lo que vemos es muy parecido a lo que se ve por el LX . Lo intentamos con el ETX de Esteve y aquí es cuando llegamos a la conclusión de que si bien el “chiquitín” se ha portado como un jabato para todos los objetos anteriores, para las galaxias, la abertura si que cuenta.
Seguimos con el espectáculo que nos ofrecen M101que se aprecia bien aunque mas débil por no estar tan concentrada como las anteriores y la doble M 51…como me gusta, es una gozada…
Tener acceso a objetos de este tipo te hace reflexionar en lo “chungo” y poco aprovechado que es plantar un teles en la ciudad. Aunque por supuesto, si la afición te tira, siempre tienes cosas que ver o hacer independientemente de lo malo que sea el cielo desde donde observas.
Continuamos con la siguiente, M31 que ya está bastante alta en el cielo. Esta nunca falla, siempre sorprende por su luminosidad y sus dimensiones. Si uno tiene la paciencia suficiente, incluso se pueden observar detalles de la galaxia. Justo al lado observamos a su satélite, M 110.
Retrocedemos un poco para admirarnos con el Doble de Perseo, es uno de esos objetos que no te cansas de ver, siempre hay tiempo para echarle un vistazo. Como en el campo del teles no cabe entero, lo observamos a simple vista y con los 10x50…es increíble la concentración de soles que existe en esta zona. La noche ya está avanzada y hacemos un intento por ver M1, la Nebulosa del Cangrejo ya que Tauro ya se a asomado por el Este, no somos capaces de verla, el cansancio se hace notar, así que nos dirigimos a un valor seguro, M45 que ya alcanza cierta altura sobre el horizonte Este, donde justo por debajo aparece Venus, al que vergonzosamente confundo con Saturno…definitivamente el cansancio de todo un día (y noche) de emociones hace ya estragos, así que sobre las 5:15 empezamos a recoger los trastos para irnos a dormir un ratillo…que mañana tenemos excursión.

Día 25
El sábado por la mañana después de los 5 primeros cafés dobles que he necesitado para acordarme de donde estaba, nos hemos reunido en el ya conocido como el “bar de los castaños”.
Aquí estamos Esteve y Nuria, José A. y Merce con la pequeña Mariona y “menda” con Emmy.
De Eugeni no tenemos noticias, aunque comentó que igual se iban a acercar a hacer kayac al embalse y Xavi ha ido a buscar Teresa que hoy se une a nosotros. Estamos esperando al amigo Ferran que viene con el pequeño Pau desde Barcelona a pasar el día con nosotros. Sobre las 11:30 recibo su llamada diciendo que ya han llegado. Adivinad donde nos encontramos con ellos…Pues habéis acertado, en el “bar de los castaños”. Con Ferran nos tomamos otro cafetito y hablamos de la pasada de noche para que se haga una idea.
El caso es que ya se nos han hecho las 12:30 y pensamos en que, siendo la hora que es y ya que tenemos planeado acercarnos a conocer Les Fonts del Cardener, nos pidamos unos bocadillos y aprovechemos la excursión para hacer un aperitivo-comida con el PST de Esteve.
Pues dicho y hecho, nos vamos con los bocatas para Les Fonts. Una vez llegados, comprobamos que es un lugar de lo más agradable. Junto a las fuentes hay un merendero público con unas cómodas mesas y que incluso dispone de barbacoas. El lugar, aunque bastante concurrido, es tranquilo. Nos situamos en una mesa bajo los árboles y frente a una pequeña cascada que se forma al descender el agua desde las fuentes al cauce del nacimiento del río Cardener.
Como lo de beber agua con el bocadillo parece ser la ultima opción, dejamos a mujeres y niños descansando y nosotros nos vamos a buscar unas bebidas al hostal que hay a unos 500 metros carretera abajo. Con la tranquilidad que caracteriza a los lugareños, acrecentada por la intervención de unos matrimonios un poco “raritos” que supervisaban la comida y el postre de sus retoños (Tienen helados?... Si señora…De que lo tiene?.... Pues de tal y tal y tal y tal… Pero no tiene de vasito?... Si señora…Y de que son?... Pues de tal y tal y tal y tal…Pues ponga un helado de vasito, pero póngalo en un bol, que si no al niño no le gusta…y así multiplicado por 4 o 5 niños) tardamos mas de media hora en ser atendidos…cosas de la gente del campo y de algún tonto de ciudad.
Una vez que damos buena cuenta de bocadillos, patatas fritas, refrescos y cervezas, Esteve comienza ha montar el PST. Mientras yo le hecho una mano, José A, y Ferran se dedican a inmortalizar el momento….Gran expectación del personal que puebla el merendero al ver a unos “piraos” a pleno Sol, montando un cacharro de apariencia extraña. Alguno se acerca a preguntar e incluso hay quien se atreve a echar un vistazo….Ah, insensatos!! Ya les ha picado el bichito de la astronomía…

La observación guiada por Esteve comienza en visual. Una vez centrado y ajustado el enfoque, podemos disfrutar de una fantástica visión del sol y eso que no se observan manchas en su superficie ya que está en un mínimo que por lo largo que está resultando parece que será histórico. Recorriendo su borde se observan varias fulguraciones, destacando una espectacular en forma de arco. Por delante del ocular pasa hasta el apuntador. Nos vamos turnando para mirar y trastear con el enfoque e ir centrando al sol en el ocular… Comentamos que es, cuando trabajas en ecuatorial y sin seguimiento, cuando te acuerdas del buen servicio que te hacen los motores en el teles, sin ellos los objetos se salen del campo en cuestión de segundos.
Así pasamos el rato, hasta que dando otra vuelta de tuerca Ferran propone que hagamos unos videos con la QHY-5. Así que eso es lo que hacemos para mayor sorpresa del público asistente. Cuando conectamos la cámara y el portátil, ya nos miran, mas con recelo que con curiosidad.
La verdad es que una vez afinado el enfoque, la visión resulta espectacular. Con el aumento conseguido a foco primario, la fulguración que veíamos, aunque pequeña a través del ocular, se ve de unas dimensiones considerables en la pantalla del portátil. Como Ferran domina a la perfección el programa de captura de la QHY-5, empieza a trastear con los controles del brillo, el contraste, el tiempo de exposición, la ganancia, etc. Y captura una serie de videos del limbo solar y de los que después extraeremos los bmp para apilarlos y conseguir una fotillo decente.
Entre videos, recentrados, mas videos y mas recentrados, se nos hacen cerca de las 16:30, así es que después de tomarnos unos traguitos de agua fresca, decidimos volver a St. Llorenç a descansar un poco.
Quedamos en volver a vernos sobre las 18:00 para comentar lo relacionado con el autoguiado.
Entre todos vamos comentando nuestra experiencia personal sobre el funcionamiento y la parametrización de ajustes de programas como el PHD Guiding, EQAling y MaximDL.
Se nos unen Xavi y Eugeni que ha estado de correrías por el embalse de la Llosa y acabamos de pasar la tarde tomándonos una horchata fresquita y repasando los videos que le hemos hecho al Sol así como la colección de fotos solares que Esteve tiene en el portátil…Todas ellas espectaculares..
Acordamos volver a vernos a la hora de la cena, así es que después de refrescarnos un poquito nos juntamos todos otra vez… ¿Adivináis donde?...Pues si, en el “bar de los castaños” (la verdad es que el sitio es genial, y no muy caro para los tiempos que corren). Mientras cenamos, las señoras deciden que hoy si que van a subir con nosotros al Coll de Jou para disfrutar, ellas del paisaje nocturno y nosotros de su compañía. Ferran y Pau se despiden ya de nosotros, vuelven a casa, aunque prometen que el año que viene seguro que de nuevo contaremos con su compañía…Eso deseamos nosotros.
Sobre las 22:00 nos vamos hacia el lugar de observación desde donde se observa un delgado creciente que pronto empezará a ocultarse por el Oeste entre las montañas. Mientras montamos los equipos, las señoras exclaman lo bonito que es el cielo que se puede ver desde allí, aunque todas coinciden en que para pasar la noche, el mejor sitio es en casa y calentito.
Descubrimos que todas ellas tienen nociones de donde se sitúan y la forma que tienen las constelaciones…que agradable sorpresa…debe ser que ¿Cuando les contamos cosas si que están atentas? O es que nosotros somos muy pesados? Bueno, sea como sea, su interés emociona, así que José A. me pide el láser para irles señalando la forma de las constelaciones mas conocidas y algunos objetos de interés…Claro, como el ya tiene el CPC montadito y alineado. Que envidia, sana pero envidia…Se une a nosotros una pareja que ha subido al mirador con el objeto de disfrutar del cielo nocturno, ellos preguntan y todos vamos contestando lo que sabemos o podemos… Prometen volver mañana con sus hijos para que también disfruten del espectáculo celeste y puedan ver los equipos que utilizamos.
Mientras, voy montando sobre el LX toda la parafernalia para enseñarle a José A. los principales fundamentos del autoguiado, ocurre un fenómeno de lo mas desagradable. Por el Este aparecen unas nubes que se estacionan un poco mas arriba de donde estamos y que ya dejaran el ambiente cargado de humedad para el resto de la noche.
Hacia las 00:00 las chicas deciden que ya está bien de trasnochar y tal y como ya habíamos acordado, José A. y yo las bajamos a St. Llorenç donde se celebra una familiar verbena de St. Jaume frente al Piteus.
Cuando volvemos a subir al Coll de Jou y aunque las nubes han desaparecido completamente dejando un cielo impresionante, los equipos están tan húmedos que gotean. Menos mal que había dejado el teles con su tapa y la lamina está seca. Así que pongo las cintas calefactoras y el parasol y me dedico a tirarle con la Canon a Júpiter que ya está bastante alto en dirección Sur y que se ve majestuoso con sus cuatro satélites más brillantes orbitándolo, dos a cada lado. Del tema del autoguiado ni hablamos. No vale la pena ni intentarlo porque me da que tal y como están las cosas vamos a recoger prontito.
José A. también le tira durante un rato a Júpiter pero al poco tiempo toma la decisión de recoger ya que no tiene parasol y la lámina correctora está chorreando lo que le hace imposible continuar.
Para que se consuele le presto los prismáticos de 10x50 que con sus 6º de campo invitan a disfrutar del espectáculo celeste. A pesar de la humedad el seeing es espectacular, con una turbulencia bajísima, lo cual permite hacer unas tomas más que decentes de Júpiter y por supuesto hacer visual si el equipo está en condiciones.
La cosa se agrava tanto que la humedad, en vez de descender sigue en aumento, así es que hacia la 01:30 decidimos que la noche ya está hecha y recogemos el equipo dispuestos a disfrutar de algunas horas mas de sueño que el día anterior. Aunque contrariados por tener que dejar el campo de observación con un tan cielo espectacular.
Para colmo, cuando llegamos a St. Llorenç comprobamos que la humedad relativa debe estar rondando el 40% como máximo…. Humedad en alta montaña y seco en el valle…debe pasar uno o dos días al año, y nos ha tocado a nosotros…. Las cosas de un tal Murphy.
Nos despedimos ya de Esteve, que mañana sale temprano con Nuria para ir a buscar a sus peques…. Acordamos en avisarnos para hacer alguna salida durante el año que nos falta para el COLE´10…Hasta pronto amigo Esteve.

Día 26
Esta mañana solamente me han hecho falta 3 cafés para ser persona, se notan esas horas ganadas al sueño, aunque descontadas de la observación. La mañana se presenta increíblemente calurosa. Antes de ir a dar una vuelta por el pueblo, hacemos una visita al mercadillo de los domingos donde lo mas apetecible que encontramos son los quesos y embutidos artesanos.
Junto con José A., Merce, Mariona y Emmy nos vamos a pasear por las calles del pueblo. Acabamos entrando en la Iglesia-Monasterio de St. Llorenç, donde tenemos la suerte de poder presenciar un mini concierto ejecutado con el impresionante órgano que allí se encuentra y que es uno de los más importantes de Europa. Aprovechamos también para dar un paseo por el mercado de artes y oficios que han montado en el interior del claustro.
Como ya se nos ha hecho la hora de comer, nos vamos para nuestro cuartel general, donde nos encontramos con Eugeni y Mercé que también van a comer allí.
Después nos retiramos a hacer la siesta un ratito, quedando en vernos de nuevo sobre las 20:00 que es cuando me imagino que aparecerán José Mª Piña y Fernando Mejido que han quedado en venir hoy.
Hacia las 20:00 me llama Fernando y quedamos en la terraza del “bar de los castaños”. Después de vernos y de hacer las presentaciones oportunas, nos sentamos un rato. Le pregunto que como ha quedado con José Mª, que al momento aparece tras nosotros identificándose. (nos ha escuchado hablar de telescopios y nos ha reconocido enseguida). Resulta que el hombre estaba allí desde por la mañana, incluso nosotros lo habíamos visto pero no lo habíamos conocido (ahora por fin nos conocemos en persona…) Bueno, pues resulta que yo esperaba que si se quería poner en contacto con nosotros llamaría a Fernando, que si que tenia mi numero de móvil. Pero resulta que no. Al final afortunadamente todo ha quedado en un malentendido que gracias al hecho de conocernos ya no volverá a ocurrir. Lo que peor me sabe es que podíamos habernos visto antes y así haber compartido durante mas tiempo la conversación y compañía del fenomenal José Mª…Te pido mil disculpas por los inconvenientes…Ah, un abrazo desde aquí!!
Pues una vez todos juntos y después de un rato de charla acerca de las ventajas e inconvenientes de monturas ecuatoriales, monturas de horquilla, gotos, alineados, defectos de software, defectos de diseño y de amigos comunes. Nos pedimos unos bocadillos y dejamos abandonadas una vez mas a nuestras señoras que por su paciencia se merecen todo lo bueno que les pase…Amen.

Por tercera noche consecutiva subimos al Coll de Jou. Nada mas llegar y aun con bastante luz, José Mª ya hace una valoración muy positiva del cielo. Mientras nos colocamos y empezamos a montar los equipos aparece un coche. Son el matrimonio que ayer prometió que volverían con la familia. Mientras los niños preguntan y miran, los mayores que resultan ser profesores, entablan una animada conversación con José Mª que trata sobre diversos aspectos docentes y sobre la importancia educacional de la astronomía.

Esta noche también parece que promete. El amigo Eugeni monta su equipo y se dedica a tomar fotografías en un principio creo que de algún objeto de cielo profundo y mas tarde unas de M13 que le quedan espectaculares, también tiene en mente probar un nuevo sistema de autoguiado que funciona de manera autónoma. Por lo que comenta después, parece que funciona bastante bien. Como el otro día se quedo con la miel en los labios con Júpiter, hoy quiere esperar a fotografiar el transito de la anomalía en la atmósfera, cuyo transito se espera a las 04:45.
Fernando y José A. se dedican a hacer visual y José Mª se pasa bastante rato con ellos. Sobre todo tiene un interés especial en conocer el funcionamiento y los posibles fallos de la EQ-5 de Fernando ya que está trabajando en un proyecto para mejorar el software de alineación y seguimiento así como los problemas de apuntado y del paso del meridiano que se ve que presentan bastantes monturas de este tipo.
De vez en cuando, los tres vienen a visitarme. Con Fernando comentamos la calidad de los cielos de los alrededores de Puertollano, que es donde el vive y que yo conozco a la perfección ya que mis padres son precisamente de allí. También hablamos sobre las prestaciones de los LX, el tiene uno de 12” nada mas y nada menos. La charla y el cambio de impresiones resulta de lo mas animado, pero me tengo que poner ya al lío… Esta noche tengo preparado un programa de localización y fotografía de estrellas dobles de las que mas tarde realizaré su astrometría. La constelación que he escogido para trabajar es la del Escudo. Una constelación poco conocida y visitada por la mayoría de los astrónomos y que además despierta mi interés no solo por los fantásticos sistemas dobles que posee, sino también porque como está orientada hacia el Sur, desde mi lugar de observación habitual no puedo verla.
Es un trabajo que necesita de método y concentración por lo que después de alinear el teles y conectar todo el cableado, me meto en el coche y empiezo a trabajar. Mi objetivo es capturar al menos 15 pares más tres de calibración. José Mª se muestra muy interesado en mi trabajo y tal como voy localizando los pares, calculando los tiempos de exposición, realizando las tomas, etc. Voy contestando a sus preguntas y explicándole todas las cuestiones que surgen relacionadas con esta disciplina.
Hacia las 03:00 se empieza a levantar una ligera brisa que acaba con mi trabajo, para la fotografía de dobles son primordiales una buena estabilidad atmosférica y la ausencia total de viento ya que son dos factores que contribuyen a distorsionar las imágenes haciéndolas inservibles para realizar medidas astrometrícas sobre ellas. Al final me quedo en 12 pares más dos de calibración. No está mal de todas maneras…
Sobre las 04:00 aparecen justo por la zona donde se encuentra Júpiter unas desagradables nubes que junto al viento que se ha levantado, hacen desistir nuevamente a Eugeni de dispararle a la anomalía atmosférica del planeta gigante. Así que sobre las 04:30 decidimos recoger los trastos y dar por finalizado el COLE´09, no sin antes intercambiar nuestros números de móvil y direcciones de correo y quedando emplazados a vernos en la primera ocasión que tengamos para salir.
La pena es que a Fernando, que resulta ser un excelente compañero de observación (vamos que aparte de que es un tio fenomenal tiene una cantidad enorme de horas de observación a sus espaldas) al igual que ocurre con nuestros amigos de Alicante va a ser mas difícil verlo durante el año, aunque por supuesto que será un placer volver a contar con su presencia para el año que viene.

Bueno compañeros, pues esto es lo que ha dado de si el COLE´09. Los que hemos estado este año ya estamos deseando que sea el próximo, así que me imagino que los que no habéis podido venir, mas todavía.
Y es que la buena compañía, el buen humor y un cielo que quita el hipo, nunca faltan en el COLE.

Hasta pronto.